miércoles, 25 de mayo de 2011

En todo momento me acordaré de ti.

Creo que poca gente entenderá exactamente lo que siento. Siento alegría y felicidad, pero a la vez la tristeza se apodera de mi corazón. Mañana es un día grande, muy importante para mi y lo llevo esperando mucho tiempo. Ha sido un curso largo y difícil, pero mañana obtendremos la recompensa de un año cargado de trabajo y esfuerzo al límite con nuestra esperadísima graduación. Pero tú no estarás... No se si me estarás viendo desde allí arriba o desde donde te encuentres, pero si es así se de sobra que estarás más orgulloso que nadie de todo lo que estoy consiguiendo. Se que te gustaría verme y decirme lo grande que me hago, que qué guapa estoy, que qué corto es el vestido y qué taconazos me pongo, y todas esas cosas que siempre, en ocasiones especiales, me decías y me demostrabas día a día. Momentos en lo que dices frases como "Gracias.. no es pa' tanto hombre", y te pones roja pero en el fondo es una de las cosas que mas ilusión te hace en ese día. Será un día para no pensar ni para recordar momentos tristes si no para demostrar que soy capaz de tirar hacia adelante con la mejor de mis sonrisas para que desde donde quiera que estés sonrías a la misma vez que yo y digas con la boca grande "Esa es mi hija".

1 comentario:

  1. preciooooosoo el texto!
    http://lejournaldeprada.blogspot.com
    besos

    ResponderEliminar